La experiencia de Dr Carolyn Matthews, superviviente de cáncer

Nos ha parecido una lectura enriquecedora ver al paciente desde el punto de vista de un médico que ha pasado por la misma experiencia. Rescatamos esta entrevista de un medio norteamericano.

Hacia finales de septiembre, la Dr Carolyn Matthews se fue de excursión con su marido y con unos amigos. Comió alimentos frescos y nutritivos. Se relajó. Desconectó el móvil, el correo de voz y el correo electrónico y se divirtió.

La semana fue para ella, un microcosmos del modo de vida simple que, de manera muy sensata aconseja a todos sus pacientes de cáncer, teniendo presente siempre la oncología y la medicina integrativa por igual. La última intención es hacer prevalecer un tratamiento natural, la oncología y la medicina integrativa van de la mano.

«Hace muchos años», recuerda Matthews, a un oncólogo ginecológico de Dallas, Charles A. Sammons, director del Programa de Medicina Integrativa del centro para el cáncer Baylor en Dallas que le decía: «Vi a un paciente de cáncer de mama que no quería ser intervenida y no quería hacerse quimioterapia. Le dije que no estaba utilizando su hemisferio izquierdo que era totalmente alopático; el derecho sólo quería medicina integrativa. Sin embargo lo mejor es utilizar todo su cerebro así que ponga ambos hemisferios juntos para lograr el mismo objetivo».

Fotografía de la doctora Carolyn Matthews

Dr Carolyn Matthews

Resultados contra el cáncer

Se le realizó la cirugía y la mujer ahora se encuentra bien.

«Yo no creo que sea cuestión de elegir una cosa o la otra. La medicina integrativa está enfocada a los hábitos sanos fundamentales que pueden apoyar al paciente a lo largo de su viaje. Esperemos que no tenga que pasar por cirugía, radioterapia o quimioterapia, pero si no hay más remedio, tener una base sana hace que sea un poco más fácil».

Este enfoque – con una conjunción de la formación profesional y la experiencia personal con tratamientos de de larga duración- la han hecho amar a los pacientes, ganándose el respeto de sus colegas.

«Nos trae un conjunto mucho más amplio de herramientas a la mesa», dice el Dr. C. Allen Stringer, presidente del departamento de obstetricia y ginecología en la Universidad de Baylor en el Centro Médico de Dallas. «Tratamos enfermedades graves, por lo que alguien que es bien conocedor del tema y tiene un pie en cada campo puede ofrecer lo mejor de ambos.»

Su historia

Haber crecido en una granja en Virginia y practicar remo en su equipo del Williams College en Massachusetts, le han hecho ser una defensora durante mucho tiempo de un estilo de vida saludable. Pero tres acontecimientos fundamentales durante su vida profesional agudizan su enfoque y fortalecen la conexión entre ella y sus pacientes.

El primero le ocurre cuando tenía 36 semanas de embarazo pues le detectan cáncer de tiroides. Al oír la misma noticia que había desalentado a un sinfin de pacientes, dice, «Estás en estado de shock. No lo entendía completamente hasta que lo tuve yo misma».

El segundo fue el diagnóstico de su padre de cáncer renal al año siguiente y su muerte tres meses después. Sólo entonces, dice ella, entendió lo increíblemente dolorosa que llega a ser la experiencia con el cáncer para las familias, así como para los pacientes.

El tercero fue que su hijo comenzó a tener convulsiones a los 4 años por una intolerancia al gluten que ella también padecía. No pasó mucho tiempo después de que cambiaran la dieta de la familia hasta que su hijo fue capaz de dejar de tomar medicamentos.

Un testimonio positivo

«Me hizo darme cuenta de lo poderosa que es la dieta si se compara con los fármacos que estaba tomando», dice Matthews.

«Esto me llevó a plantearme seriamente que lo que comemos interactúa con los genes. Usted nunca será capaz de cambiar sus genes. Pero podemos cambiar el entorno que les rodea, y que está determinado por la forma en que nos movemos en nuestra vida diaria, por cómo nos alimentamos con alimentos saludables, buenos pensamientos, buen sueño, buenos amigos«.

El mensaje está aún lejos de ser universalmente aceptado. Matthews se siente frustrada por los «frenéticos y crispados» estilos de vida que muchas personas viven. «Sería bueno cambiar nuestra cultura hasta reducir la velocidad y alimentarnos a nosotros mismos físicamente con buena comida y emocionalmente con amistades profundas», dice la doctora.

Fuente: Dallas News

Si necesita alguna aclaración o tiene alguna duda, rellene nuestro formulario pulsando en el botón de debajo o escribanos a info@biomedicenter.com

Tengo una pregunta