¿Como educar nuestro cuerpo para comer sano?

Educarnos para preferir alimentos saludables puede parecer digno de la próxima entrega de Misión Imposible. Leemos un estudio publicado en la revista “Nutrición y Diabetes” que nos da un poco de esperanza.

La obesidad está asociada con la hiperactivación del sistema de recompensas a nivel cerebral con respecto a los alimentos con alto contenido calórico versus los bajos en calorías, lo que anima a la selección de alimentos poco saludables y a comer en exceso. Sin embargo, en la medida en que se trabaje para que esta relación positiva entre el alimento hipercalórico y la recompensa sea falsa, mediante una intervención en la conducta, esta respuesta del cerebro se puede revertir.

En el estudio para comprobar el resultado de la terapia de entrenamiento conductual se utilizaron imágenes asociadas con alimentos para medir los cambios en la activación de las señales emitidas por el cerebro cuando se mostraban estas imágenes en un intervalo de 6 meses, con 13 adultos con sobrepeso y/o obesos.

Resultados del estudio sobre el peso

Los participantes con los que se había realizado una intervención conductual lograron una pérdida de peso significativa, -6’3 kg de media en comparación con los 2’1 kg del grupo de control, y había una mayor activación con imágenes de alimentos bajos en calorías tras los 6 meses de tratamiento.

Este estudio proporciona la primera demostración de un cambio favorable en la activación del sistema de recompensas hacia la alimentación saludable en contra de alimentos poco saludables.

Conociendo la efectividad de un método de este tipo cabe hacer la siguiente reflexión: ¿en qué momento de nuestra vida decidimos que preferimos las patatas fritas a las acelgas? Cuando nacemos y nos educan en lo que se refiere a alimentación estamos condicionados y orientados hacia lo que debería ser más apetecible para nosotros y por tanto no es una decisión totalmente libre.

El entorno en el que nos movemos y los hábitos de consumo marcan este tipo de “preferencias” pero igual que se educaron en un sentido debemos ser conscientes de que se pueden educar en el sentido contrario. Ahora ya sabemos que es posible.

Si necesita alguna aclaración o tiene alguna duda, rellene nuestro formulario pulsando en el botón de debajo o escribanos a info@biomedicenter.com

Tengo una pregunta